¿Qué son las células pequeñas?

En nuestro artículo destacado, "El impacto de la tecnología inalámbrica emergente en los lugares celulares", hablamos de macrocélulas, microcélulas, picocélulas y femtocélulas. El factor clave que las distingue es el área a la cual dan servicio: la lista acabada de exponer va desde un cobertura de área superior a una cobertura inferior. A lo que la mayoría de personas se refieren cuando hablan de sitios celulares es a las torres y los sitios en azoteas, que son considerados macrocélulas, porque dan cobertura a áreas grandes.

Sin embargo, los operadores inalámbricos han descubierto que, si bien las macrocélulas son muy buenas para dar cobertura de voz a grandes áreas, no son tan eficientes para el servicio de datos. Cuanto más cerca de la antena se encuentre el dispositivo que está tratando de conectar con ella, menor interferencia habrá y la conexión para el servicio de datos será mejor. Dada la gran popularidad de aplicaciones y dispositivos (tablets, smartphones, etc.) hambrientos de datos, la industria prevé que el volumen de datos en las redes aumentará exponencialmente a lo largo de los próximos años. Por lo tanto, esa misma previsión arroja que también crecerán exponencialmente el número de "células pequeñas" o microcélulas, picocélulas y femtocélulas.

"En Steel in the Air creemos que, en adelante, las células pequeñas experimentarán un incremento significativo en su despliegue, pero no necesariamente por medio de redes DAS, donde las cadenas de nodos son desplegadas a la vez."

Ya hay células de este tipo en uso. Los Sistemas de Antenas Distribuidas (DAS). Tales sistemas consisten en una infraestructura de antena en la que las antenas se colocan habitualmente en el punto superior de postes u otras estructuras de exterior, o a lo largo de edificios (como estadios deportivos, edificios grandes de oficinas o sistemas de transporte subterráneos). Ya han sido desplegadas algunas redes DAS. Por ejemplo, la ciudad de Charlotte en Carolina del Norte dispone de una en su centro. En New Orleans hay una red DAS a lo largo de Bourbon Street, en el distrito francés. En ambos casos, las redes fueron desplegadas como alternativa a las macrocélulas tradicionales debido a determinadas regulaciones urbanísticas que prohibían la colocación de torres o sitios celulares en azoteas visibles.

En Steel in the Air creemos que, en adelante, las células pequeñas experimentarán un incremento significativo en su despliegue, pero no necesariamente por medio de redes DAS, donde las cadenas de nodos son desplegadas a la vez. En su lugar, los operadores empezarán a desplegar células pequeñas individuales en las azoteas de los edificios, a los lados de éstos, en los puntos superiores de las farolas de la calle y en postes de cableado (luz, teléfono...). Tenemos información de primera mano que lo confirma. Un cliente municipal nuestro recibió una propuesta de un operador inalámbrico que quería arrendar sus postes de cableado. El operador venía a decir que necesitaba un gran número de postes pero, tras una investigación, descubrimos que el operador simplemente quería escoger algunos de ellos por separado para que les ayudara a llenar puntos sin cobertura. Los postes seleccionados no iban a ser parte de un sistema, sino como sitios de relleno para mejorar o aumentar la red del operador.

¿Qué impacto tiene esto en los propietarios?

Para algunos no habrá afectación alguna. En zonas rurales y con baja densidad de población, no habrá impacto material. Los operadores continuarán necesitando dar cobertura de área grande, algo que sólo es posible por medio de torres altas.

A algunos propietarios puede afectarles en sentido negativo. En zonas urbanas y con alta densidad de población, los operadores podrían ahora tener opciones adicionales para proporcionar un mejor servicio. Esto significa que dispondrán de mayor flexibilidad para desplegar su red y evitar arrendadores de terreno y de azoteas problemáticos con los que es difícil negociar o que exigen rentas altas. Lugares que anteriormente eran obligatorios para los operadores podrían dejar de serlo. Las compañías estudiarán sus arrendamientos más costosos e intentarán cambiar de ubicación si pueden justificar el coste del cambio por medio de ahorros futuros.

A algunos propietarios puede afectarles en sentido positivo Los propietarios de edificios en zonas urbanas y con alta densidad de población con estructuras que antes no eran necesarias para los operadores serán sondeados para arrendamientos de los laterales o las azoteas de sus edificios para la instalación de células pequeñas. Los municipios y distritos con farolas, postes de suministros y señales de tráfico recibirán ingresos adicionales gracias al despliegue de células pequeñas en sus infraestructuras.

En este punto, no recomendamos a la mayoría de propietarios de terreno o estructuras que hagan otra cosa que simplemente ser conscientes que las células pequeñas tendrán un gran impacto en la reordenación de la infraestructura inalámbrica. Si Ud. es un propietario, no negocie en este momento si una compañía de optimización de arrendamientos contacta con Ud. contándole que las células pequeñas convertirán su arrendamiento en obsoleto. Igualmente, no empiece a contar con futuros ingresos que puedan venir de la implantación de células pequeñas en su edificio. No se preocupe en promocionar su sitio, las células pequeñas están todavía en su infancia, sin otra implementación destacable que las redes DAS. A los propietarios de terreno o de torres con activos únicos que se acercan a la expiración, les aconsejamos que contacten con nosotros y les ayudaremos a determinar la opción de futuro más adecuada para su sitio específico. A los municipios y propietarios comerciales les aconsejamos que no firmen acuerdos maestros de arrendamiento o acuerdos de administración de sitios con los operadores o las compañías de torres que puedan darles acceso a sus propiedades para instalar células pequeñas a precios predeterminados.

Consejos del experto

Si bien las tecnologías de células pequeñas y sistemas DAS no harán disminuir la necesidad de torres en zonas rurales, creemos que la tendencia en los próximos 10 años será, de hecho, la inclinación hacia el despliegue de células pequeñas.

La demanda por parte de los consumidores de velocidad superior que trae consigo el sostenido auge en el uso de smartphones y tablets, así como una migración a tecnología 4G generalizada, comportará una demanda también creciente de arrendamientos para sitios celulares nuevos. Se espera que el número de sitios en los EEUU supere los 400.000 hacia 2015.