Exposición a las radio frecuencias

La energía de radio frecuencia (RF) es emitida por las estaciones base celulares y los dispositivos móviles, así como otras muchas fuentes, incluyendo las torres de telecomunicaciones para radio y televisión. La energía de radio-frecuencia emitida por estas fuentes no está ionizada y tiene unos efectos fundamentalmente diferentes en los humanos que la energía ionizada que utilizan los Rayos-X, por ejemplo. La radiación ionizada separa electrones de las moléculas y los átomos, lo que puede dañar el material genético de las células. Aunque tanto la radiación ionizada como la no-ionizada pueden ser causada por fuentes electromagnéticas, la energía de radio-frecuencia opera dentro de frecuencias demasiado bajas para que los electrones puedan romper sus vínculos químicos. La energía RF abarca un espectro de frecuencia de 3 kHz a 300 GHz. Es lo que se refiere en ocasiones como microondas, radio-ondas, radiación RF o emisiones RF.

Energía de radio-frecuencia

Energía de radio-frecuencia y Salud

Aunque la energía de radio-frecuencia no ionizada puede ser potencialmente dañina con significativas cantidades de exposición, la mayoría de estos efectos son termales, es decir, causados por efectos del calor. Incluyen quemaduras de la piel, quemaduras profundas de los tejidos, golpe de calor y agotamiento por calor. Estos efectos dependen casi por entero de la tasa de absorción y la frecuencia por sí misma tiene muy poca influencia. Por debajo de una cierta tasa de absorción, denominada tasa de absorción específica (SAR), no se han demostrado efectos biológicos. Esto significa que la duración de la exposición no es consecuente, ni tampoco la radiación entonces es absorbida a una tasa más baja de lo que pueda causar un daño térmico. Incluso la constante exposición a fuentes de energía de radio-frecuencia, como las estaciones base o los teléfonos móviles, son seguros en cuanto a los efectos térmicos se refieren, siempre y cuando la exposición sea absorbida en niveles aceptables.

Aparte de estos riesgos determinados por los efectos del calor de la exposición a la energía de radio-frecuencia, ha habido pocas evidencias de otros riesgos denominados efectos no térmicos. Ninguno de esos efectos, sin embargo, ha sido repetido independientemente.

Para obtener mayor información sobre los estudios específicos dirigidos con respecto a la exposición de radio-frecuencias, por favor consulte nuestro artículo: Estudios sanitarios.

Consejos del experto

Antes de cerrar un acuerdo para la adición de nuevas antenas, aconsejamos a nuestros clientes que soliciten una un informe actualizado de emisiones de radio frecuencia que ilustre el impacto potencial de las nuevas antenas.